Flores en julio








Vuelvo a parar el día
para  vivirme un poco en tu recuerdo
y recoger del aire, como entonces,
todo el amor que se quedó conmigo.


Vuelvo a otro julio
pidiéndole al poema que despierte
desde el coma inducido al que lo he relegado.
No quise abandonar sus estrofas mojadas
ni sentir mis palabras exentas de sus gotas
pues sin lluvia se fueron secando algunos nombres
y otros se trasforman en cactus de cemento.


Pero así es la vida
y aunque nunca lo supe
seguramente  en sueños maldije  a cierta gente
manteniendo al poema a salvo de la ira
-un exorcismo íntimo que me trajo la calma-
y ahora miro al mundo con los ojos antiguos,
con  aquella emoción de las cosas pequeñas
que compartí contigo.


Te recuerdo
y el corazón  quiere llover letras hermosas.


Sigue intacto tu rastro.


Hoy, solamente hoy, rompo el silencio
con  mi dolor antiguo y la misma costumbre
de escribirte un poema
coronando de flores rincones de la casa.



Rosario Alonso


Detrás de los relojes







Me voy porque ya el viento 
no cruzará detrás de las paredes con ventanas herméticas.
Ahora me persigue igual que un guardaespaldas
sin saber que me incordia .


El tiempo ya no avanza al mismo paso
y me quedo detrás de los relojes.


Ya no muevo las riendas del olvido
atada a los barrotes del afecto,
donde risa y dolor fueron la misma cosa.
Aprendí a sonreír mientras lloraba el día
y por eso presiento la tristeza 
de un andén en silencio.


Soy un adiós que nunca se despide,
un adiós sin reproches porque sigue pegando
los rotos de la vida.


Lo sé,
me voy y lloverá
por dentro de mi invierno.



Rosario Alonso

Granada nombrada por la UNESCO ciudad mundial de la literatura





Puerta Real 




Tengo una buena noticia : La UNESCO ha nombrado a Granada ciudad mundial de la literatura debido a la trayectoria poética y literaria de la ciudad.



La ciudad se convierte en la única de lengua hispana que ostenta esta distinción con lo que se convierte en el gran referente cultural del Sur de Europa. Granada se suma así a ciudades de reconocida importancia dentro de la literatura universal, como son Dublín, Edimburgo, Cracovia, Melbourne, Reykjavik, Iowa y Norwick. Junto con la nominación de Granada, la Unesco también ha reconocido con esta distinción a Praga, Heidelberg y Dunedin.


Enhorabuena Granada.




.


Jennifer Maestre. Lápices y erizos
.




Jennifer Maestre


Jennifer Maestre y sus erizos de  "colores"


Jennifer Maestre (Johannesburgo, 1959) es una escultora sudafricana, artista residente en Massachusetts, conocida internacionalmente por sus esculturas de lápices.

Se graduó en el Wellesley College y obtuvo una licenciatura en Bella Artes (BFA) del Massachusetts College of Art .

Gran parte de su inspiración para las formas y texturas de sus obras proviene de las del erizo de mar. Para realizar las esculturas de lápices, Jennifer hace uso de una variedad de lápices, aguja y costura. Toma cientos de lápices, los corta en pequeñas secciones de 1 pulgada, taladra un agujero en cada sección, los afila y los cose juntos.




























 

Sé todos los cuentos (León Felipe)





 

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre...
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos.


León Felipe


Vielas de Alfama




 
Os traigo un fado cantado por Mariza.


Letra de la canción:

Horas muertas, noche oscura, una guitarra sonando, una mujer cantando su fado de amargura. A través de la ventana ennegrecida y quebrada, su voz apenada entristece a quién pasa. Vielas de Alfama, calles de Lisboa antigua, no hay fado que no diga cosas de vuestro pasado. Vielas de Alfama, besadas por la luna, ojalá pudiera quedarme para vivir junto al fado. La luna a veces despierta y pilla desprevenidas dos bocas muy unidas en una puerta entreabierta. Se sonroja la luna y se siente culpable, como quién pide disculpas se esconde avergonzada.

El desconocido (Octavio Paz)




Octavio Paz

El desconocido


La noche nace en espejos de luto.

Sombríos ramos húmedos

ciñen su pecho y su cintura,

su cuerpo azul, infinito y tangible.

No la puebla el silencio:

rumores silenciosos,

peces fantasmas, se deslizan, fosforecen, huyen.

La noche es verde, vasta y silenciosa.

La noche es morada y azul.

Es de fuego y es de agua.

La noche es de mármol negro y de humo.

En sus hombros nace un río que se curva,

una silenciosa cascada de plumas negras.


La noche es un beso infinito de las tinieblas infinitas.

Todo se funde en ese beso,

todo arde en esos labios sin límites,

y el nombre y la memoria

son un poco de ceniza y olvido

en esa entraña que sueña.


Noche, dulce fiera,

boca de sueño, ojos de llama fija y ávida,

océano,

extensión infinita y limitada como un cuerpo acariciado a oscuras,

indefensa y voraz como el amor,

detenida al borde del alba como un venado a la orilla del susurro o del miedo,

río de terciopelo y ceguera,

respiración dormida de un corazón inmenso, que perdona:

el desdichado, el hueco,

el que lleva por máscara su rostro,

cruza tus soledades, a solas con su alma.


Tu silencio lo llama,

rozan su piel tus alas negras,

donde late el olvido sin fronteras,

mas él cierra los poros de su alma

al infinito que lo tienta,

ensimismado en su árida pelea.

Nadie lo sigue, nadie lo acompaña.

En su boca elocuente la mentira se anida,

su corazón está poblado de fantasmas

y el vacío hace desiertos los latidos de su pecho.

Dos perros amarillos, hastío y avidez, disputan en su alma.

Su pensamiento recorre siempre las mismas salas deshabitadas,

sin encontrar jamás la forma que agote su impaciencia,

el muro del perdón o de la muerte.

Pero su corazón aún abre las alas

como un águila roja en el desierto.


Suenan las flautas de la noche.

El mundo duerme y canta.

Canta dormido el mar;

ojo que tiembla absorto,

el cielo es un espejo donde el mundo se contempla,

lecho de transparencia para su desnudez.


Él marcha solo, infatigable,

encarcelado en su infinito,

como un solitario pensamiento,

como un fantasma que buscara un cuerpo.



Octavio Paz

Fin y principio. Wislawa Szymborska






Wislawa Szymborska



Fin y principio


Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.


Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.
Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.


Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.

Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.

A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.


Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.


Todavía habrá quien a veces
encuentre entre hierbajos
argumentos mordidos por la herrumbre,
y los lleve al montón de la basura.

Aquellos que sabían
de qué iba aquí la cosa
tendrán que dejar su lugar
a los que saben poco.
Y menos que poco.
E incluso prácticamente nada.

En la hierba que cubra
causas y consecuencias
seguro que habrá alguien tumbado,
con una espiga entre los dientes,
mirando las nubes.




Wislawa Szymborska